Existen muchas empresas pequeñas o medianas que por razones de estructura, tamaño, o simplemente de costes, no cuentan en su plantilla con un especialista en marketing.

Los nuevos tiempos imponen nuevos retos y muchos de estos profesionales son conscientes de que si quieren ganar cuota de mercado y diferenciarse de su competencia, se hace necesaria la implantación de una estrategia que promocione su negocio.

En estos casos, la figura del asesor de marketing externo surge como una alternativa que además ofrece múltiples ventajas, algunas de las cuales son:

  • Coste. Es probablemente la principal razón para muchos negocios. Sin entrar en cifras concretas, la contratación ya sea de forma permanente o de carácter puntual para una necesidad específica, siempre resulta más ventajosa que soportar los gastos fijos de un departamento de marketing propio.
  • La visión externa. Ver las cosas desde fuera aporta una visión más amplia y muchas veces más realista de la realidad.
  • Simplificación y optimización de los procesos. El asesor externo valorará, en base a sus conocimiento y experiencia, cuál es la mejor estrategia a seguir y será capaz de contactar con los proveedores más adecuados para cada caso, ejerciendo de coordinador de cada acción que se realice.

Una vez que empieza el trabajo con un asesor externo, será necesario transmitirle todos los detalles sobre la operativa de la empresa, sus valores, sus opiniones, su cultura, así como establecer una operativa eficaz que facilite el flujo de información.

Si crees que tu empresa podría beneficiarse de los servicios de un asesor de marketing externo contacta conmigo aquí.